domingo, mayo 14, 2006

Centros de Gestión Parroquial: Una primera aproximación

Un proyecto no muy publicitado, pero importantísimo para impulsar la participación ciudadana a través de las Tecnologías de la Comunicación y la Información, son la creación de los Centros de Gestión Parroquial (CGP). Este proyecto, impulsado por Petróleos de Venezuela (Pdvsa), El Consejo Nacional Electoral (CNE) y la Misión Ribas, busca abrir un espacio en cada parroquia de Venezuela, dotado de computadoras con acceso a Internet, impresoras multifuncionales y asesoría hacia las comunidades, impartida por vencedores de la Misión Ribas adiestrados para tal fin.
Según los responsables del proyecto, cada uno de estos espacios, los cuales cuentan con software libre e internet, fungirán como canal para que estudiantes, comunidades organizada y ciudadanos puedan proponer proyectos, ejercer la contraloría social y revisar la gestión de alcaldías, ministerios, gobernaciones, etcétera. La página web www.poder21.gob.ve será en enlace entre las instituciones y las comunidades.
¿Cuál es la situación de estos Centros hoy en día? Esta información es incierta. Se han inaugurado centros piloto en todos los estado del país, pero es muy poco lo que se habla de ello.
Maracaibo cuenta con el CGP ubicado en la parroquia Cristo de Aranza, en el colegio Jesús Enrique Lossada de Los Haticos (inaugurado en enero de 2006). Este sábado 13 de mayo tuve la oportunidad de visitar uno de estos Centros. Según el administrador del espacio, Domingo Castellanos, este espacio recibe una visita promedio de 120 personas cada tarde de lunes a viernes: comités de salud, consejos comunales, vecinos del sector, estudiantes, etcétera.
Durante las mañanas, el Centro sirve como espacio educativo para los estudiantes del colegio. El horario de funcionamiento es de 7 de la mañana a 6 de la tarde de lunes a viernes, y de 8 de la mañana a 12 del mediodía los sábados y domingos.
La cifra aportada por Castellanos es importante, sobre todo porque dentro de las números no se incluye las asistencias en el horario de la mañana, el cual comprende horas de clases que reciben los alumnos en dicho espacio.
Pero ¿Se cumple el objetivo planteado por los responsables del programa? Se logró obtener información tanto del administrador del sitio como de algunas representantes de distintos comités de salud de la zona: Marlene Quintero (Comité de Salud 23 de enero), Gisela Aizpurúa (Comité de Salud Urbanización La Pomona) y Luz Mary Valecillos (Comité de Salud La Polvora).
Ellas señalaron que asisten regularmente al CGP, pero nunca han propuesto proyectos o ejercido la contraloría social a través de la página http://www.poder21.gob.ve/ o las computadoras del Centro. Esto da cuenta de la inmadurez en la que se encuentra aún el proyecto en comparación con lo que realmente se busca: impulsar la democracia electrónica.
Esta situación, según Castellanos, es porque el portal no ofrece las herramientas para que dicha comunicación sociedad-gobierno se concrete. Ciertamente la página aún no ofrece canales para que se realice esta comunicación, ¿será por la novedad del proyecto?
A pesar de aún no utilizar el portal http://www.poder21.gob.ve/, creado para acercar a las comunidades con el Gobierno, pude constatar que las señoras (todas profesionales) navegaban en el portal de la Misión Ciencias para optar por un cupo al post grado que ofrece este programa gubernamental, lo cual significa que tienen un buen manejo de internet.
También señalaron que utilizan regularmente el Centro para buscar información a través de los portales del Gobierno, lo cual deja claro que saben manejar el software Linux.
La visita fortuita dejó una percepción de que el sitio se utiliza con fines acordes con el proyecto de Gobierno Electrónico que ha venido impulsando la Presidencia de la República.
Además, todos estos servicios se ofrecen de manera gratuita. La única condición que se pide, según el administrador del sitio, es que se colabore con papelería al momento de imprimir algún trabajo: “Si alguien va a imprimir un documento de 5 páginas, se le pide que colabore con 5 hojas cartas adicionales”.
Según informó Castellanos y las líderes comunitarias consultadas, en el sito se imparten charlas sobre cómo utilizar el software libre y navegar a través de Internet para buscar información concerniente con el Gobierno Nacional, sus proyectos y las misiones sociales. Las representantes de los comités de salud también dijeron que se les impartirá cursos de computación a través del CGP.
El espacio, sin lugar a dudas, permite que los vecinos y estudiantes del sector puedan asistir a discutir los problemas de su comunidad. Allí se reúnen para discutir problemas y encontrar soluciones a través de Internet.
Es importante colocar la lupa a estos Centros y vigilar dicha experiencia que ya se torna interesante, aunque no ha entrado en la etapa para lo cual fueron creados.
Como nota negativa, además de que aún no existen maneras de ejercer la contraloría social o proponer proyectos comunitarios, lo aportado por el administrador y las personas consultadas indican que el Centro parece no recibir apoyo constante en lo que se refiere a recarga de toner, artículos de mantenimiento y otros productos necesarios para que el mismo tenga un funcionamiento adecuado.
Es importante que este programa gubernamental adquiera madurez, porque es obvio que las comunidades lo necesitan, al tiempo que permitirá impulsar la democracia participativa y protagónica, bien sea por medio de los consejos comunales, las mesas técnicas de agua, los comités de salud o cualquier otra forma de organización popular.
Las Tecnologías de la Información y la Comunicación no son sólo herramientas necesarias, sino imprescindibles para desarrollas la democracia electrónica y guiar a las comunidades venezolanas de menor recurso adquisitivo, para que aprendan a manejarlas, a través de herramientas alternativas como el software libre.
Dicho desarrollo está enmarcado al menos en 4 de los 10 grandes objetivos estratégicos de la Nación: Articular y optimizar la nueva estrategia comunicacional, avanzar en la construcción del nuevo modelo democrático de participación popular, activar una nueva estrategia integral y eficaz contra la corrupción y acelerar la creación de la nueva institucionalidad del aparato del Estado; es decir, representa un arma para propulsar la independencia tecnológica, la educación y la democracia verdadera.